Sobre la lactancia y dar el pecho a tu bebé

La lactancia es una etapa normal después del embarazo y el parto y, aunque ocurre naturalmente, está lejos de ser el momento más simple en la vida de una mujer. Obtén más información acerca de dar el pecho, la lactancia y sus problemas asociados.

La lactancia es la producción de leche en el tejido mamario que se produce después del embarazo en todos los mamíferos. Esta leche tiene como finalidad alimentar al niño o a los niños después del embarazo, y proporciona la fuente y equilibrio nutricional ideal para ayudar al niño a crecer. La leche materna también contiene anticuerpos que ayudan al niño en crecimiento a combatir las infecciones y se digiere más fácilmente que la leche mezclada de una fórmula. Como resultado, los médicos y obstetras recomiendan encarecidamente dar el pecho ya que constituye la mejor manera de alimentar a tu bebé en crecimiento1. Sin embargo, para algunas mujeres, puede haber otros factores, como ciertos estados de salud que hay que considerar, lo que hace que sea una decisión complicada elegir si amamantar o no.2

Problemas comunes experimentados por mujeres lactantes

Muchas mujeres experimentan dolor en los pezones como resultado de dar el pecho y la lactancia. En las primeras semanas es normal experimentar algo de dolor a medida que el pezón se adapta al proceso de lactancia y alimentación, sin embargo, el dolor y la irritación pueden resultar problemáticos al principio y, además, la lactancia no se puede detener a menos que prefieras alimentar a tu bebé con fórmulas únicamente a partir de ese momento. Tus pezones también pueden secarse y agrietarse por la lactancia, lo que los hace más susceptibles a las infecciones (mastitis). Los conductos de la leche en los senos lactantes en ocasiones también pueden bloquearse, lo que produce unos bultos en tus pechos que te harán sentir dolor1. Durante el primer período de lactancia experimentarás un colapso de estrógenos (durante el período posparto) y sequedad vaginal como resultado del cambio de tus niveles hormonales.

Cómo afrontar la lactancia materna

Muchos de los problemas asociados con la lactancia (como los pezones doloridos) desaparecerán por sí solos, ya que tanto el bebé como la madre se adaptan al proceso de amamantamiento. La aplicación de lanolina en los pezones después de cada alimentación puede ayudar a evitar la sequedad y el agrietamiento, pero asegúrate de lavarlo suavemente antes de la siguiente toma que vayas a dar a tu bebé. Si experimentas dolor en los senos por un conducto obstruido, puedes aliviarlo frotándote con una compresa tibia y dándote un masaje suave. Por otra parte, en caso de infección mamaria, esta se deberá eliminar mediante un tratamiento con antibióticos, pero esto generalmente no interfiere con el proceso de amamantamiento. Para la sequedad vaginal, usa un producto de higiene íntima suave enriquecido con sustancias hidratantes naturales.

  1. http://www.webmd.com/parenting/baby/nursing-basics#1
  2. https://medlineplus.gov/breastfeeding.html

Prevención para todas las mujeres

Descubre los productos Saugella y la ayuda que te ofrecen para mantener o recuperar tu cuidado íntimo. Una gama completa de productos para cuidar tu feminidad durante todas las etapas de tu vida. Podrás encontrar la formulación, instrucciones y consejos de uso para cada producto en su respectivo envase.