Prurito vaginal: posibles causas y tratamiento

Cualquier mujer que haya experimentado la incomodidad de una vagina con prurito entiende qué es, en el mejor de los casos, una distracción y, en el peor de los casos, prácticamente imposible quedarse quieto. Descubre de dónde viene el prurito, cómo tratarlo y cómo prevenir casos futuros.

Los síntomas de una vagina con prurito son prácticamente autoexplicativos y muy sencillos de identificar. Prurito e irritación de leve a intensa alrededor de la vulva (abertura vaginal y labios vaginales), que puede ir acompañada de inflamación y secreción. Hay una serie de causas, que incluyen infecciones bacterianas, infección por levaduras o enfermedades de transmisión sexual.1Sin embargo, una vagina con prurito y dolor también puede ser causada por factores más benignos como los cambios hormonales que son parte de la sensibilidad a la menopausia .Los niveles bajos de estrógeno que suelen aparecer como parte de la menopausia pueden provocar sequedad vaginal e irritación, lo que produce sensación de prurito. Una vulva con prurito puede deberse a irritantes químicos, papel higiénico o restos de detergente en la ropa interior) que pueden actuar como agentes alergénicos. El prurito vulvar también puede ser causada por un trastorno más grave llamado dermatosis vulvar (es decir, liquen escleroso), padecido principalmente por mujeres menopáusicas y en niñas. La terapia estándar para la dermatitis vulvar incluye corticosteroides tópicos con crema de lanolina (en caso necesario) para restaurar la textura normal de la piel.

El prurito femenino

La sensación de prurito que acompaña a una vagina dolorida puede ser lo suficientemente leve como para que solo se note durante el lavado o al ir al baño, o lo suficientemente fuerte como para ser una distracción constante durante todo el día. Hay una serie de afecciones más graves, que incluyen enfermedades de transmisión sexual o incluso cáncer de la vulva, que podrían ser responsables del prurito. Es una buena idea consultar a un médico si el prurito es grave y persiste durante más de unos pocos días. Un médico puede tomar una muestra de fluido vaginal o secreción para identificar la causa y aplicar el tratamiento adecuado.2Si el prurito es causado por una infección, el tratamiento puede incluir un tratamiento con antibióticos o antimicóticos.

Cuidados caseros para el prurito vaginal

La vagina tiene un mecanismo de autolimpieza y curación notablemente efectiva, por lo que la mayoría de los casos de prurito vaginal mejorarán sin necesidad de tratamiento. El proceso de curación puede acelerarse al lavar el área genital una vez al día, utilizando únicamente productos especialmente formulados para el cuidado íntimo femenino. Usar ropa interior de algodón limpia permite que la piel respire y puede ayudar a que las bacterias y la Cándida (la levadura más común) no se acumulen.3 Evitar la ropa ajustada, especialmente las medias sintéticas ya que éstas tienden a atrapar el sudor y la humedad, empeorando el problema. Para las infecciones por levaduras se recomienda comprar en la farmacia una crema que ayude a aliviar el prurito.

Para prevenir el prurito futuro, aconsejamos seguir las reglas generales de higiene para mantener el área limpia, evitar el jabón perfumado y otros productos que puedan producir irritación.

  1. http://www.healthline.com/symptom/vaginal-itching
  2. https://medlineplus.gov/ency/imagepages/17139.htm
  3. http://www.webmd.com/women/guide/vaginal-itching-burning-irritation#1

Prevención para todas las mujeres

Descubre los productos Saugella y la ayuda que te ofrecen para mantener o recuperar tu cuidado íntimo. Una gama completa de productos para cuidar tu feminidad durante todas las etapas de tu vida. Podrás encontrar la formulación, instrucciones y consejos de uso para cada producto en su respectivo envase.